RuedaCuba

La ciudad de Camagüey, una de las primeras siete villas cubanas, es uno de los sitios más llamativos de la Isla. Fue fundada en 1514, en un poblado costero, con el nombre original de Santa María del Puerto del Príncipe, pero tiempo después se traslada a un lugar alejado del asedio de corsarios y piratas. Su nombre que significa en aborigen hijo del árbol, es el oficial que ostenta desde 1903.

El trazado caprichoso que se fue dibujando en la parte antigua de la villa,  situada entre dos ríos, contribuyó a este entramado laberíntico que semeja a la ciudad cristiano-musulmana andaluza: calles estrechas y sinuosas que se abren en plazas y plazuelas, casi siempre con una iglesia parroquial que definía una barriada.

Su centro histórico es el más extenso del país, con unas 300 hectáreas, y parte de este fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad en 2008, donde coexisten diversos estilos arquitectónicos que incluyen tanto el edificado en la época colonial como el de la etapa republicana, con predominio del barroco cubano; el barro marca definitivamente los inmuebles más antiguos, formados por muros de ladrillos y techos de tejas.

Es sobresaliente el elevado número de construcciones religiosas, los palacios suntuosos y los patios con sus tinajones, los quicios, las pilastras truncas, los arcos de medio punto, guardapolvos, aleros de tornapunta, enrejados de madera y adoquines.

Sergio Ferreiro Cabrera, delegado del Ministerio de Turismo en la provincia, informó que “la ciudad de Camagüey experimenta un proceso continuo de renovación de su centro histórico lo que ha contribuido notablemente a devolverle la lozanía y mejorar sus ya reconocidos atractivos. La planta hotelera está inmersa en ese proceso, e incorporó a la cadena Encanto del grupo Cubanacán seis nuevos hoteles de mayor estándar: Camino de Hierro, Santa María, La Avellaneda, El Marqués, La Sevillana y El Colonial, que aportaron 75 nuevas habitaciones.

“En los próximos cinco años -precisó el Delegado- se prevé abrir unas 100 nuevas capacidades en hoteles pequeños, de cuatro y cinco estrellas, como La Sevillana, en su segunda etapa, San Juan de Dios, Hotel Habana, Palacio Pichardo y la Gran Vía, ubicados en edificaciones de alto valor patrimonial. Las nuevas instalaciones servirán para complementar y mejorar el estándar de  la oferta hotelera actual que cuenta con 527 habitaciones, compuesta fundamentalmente por instalaciones pequeñas, íntimas, con espacios tranquilos y pintorescos, generalmente de la primera mitad del Siglo XX, repletos de historia y anécdotas.

“El mayor desarrollo turístico estará asociado a la cayería del norte de Camagüey. Se espera para el año 2030 haber concluido más de 21 000 capacidades hoteleras en los cayos Cruz y Sabinal, que traerán aparejados el desarrollo de localidades como el batey del antiguo central Jaronú; a finales de este año debe comenzar la operación del primer hotel de Cayo Cruz”, afirmó.

Sol y playa, mucho más que una opción

A 110 kilómetros (km) de la ciudad capital está el balneario de playa Santa Lucía, principal destino turístico de la provincia, que se extiende  por 22 km desde Punta de Ganado hasta playa Los Cocos, esta última zona muy apreciada por su franja de arena y la sensación de privacidad que brinda. La diferencian  de otros sitios de la costa norte cubana el estar acariciada por el Océano Atlántico, el típico color de sus aguas y la cercanía de una de  las formaciones coralinas  más extensas del mundo.

La Playa Santa Lucía cuenta con 1 082 habitaciones; de esas 1 039 pertenecen a cuatro hoteles de Cubanacán que operan en la modalidad Todo Incluido,  tres con categoría de tres estrellas. Las otras 43 pertenecen a dos hoteles de Islazul.

Se prevé, además, la terminación de la Planta Real de Mediclub que aporta 36 habitaciones de alto estándar.

Para los que prefieren permanecer en la playa, cerca de la orilla, los Clubes de Playa ofrecen todo tipo de opciones recreativas incluidas en el paquete turístico: bicicletas acuáticas, equipamiento de snorkel, tablas de surfing, así como paseos en catamarán, kayacs y botes veleros.

El buceo es uno de los atractivos fundamentales. Los instructores han desarrollado un espectáculo a la entrada del canal de la Bahía de Nuevitas que resulta un desafío y a la vez  una oportunidad irrepetible: observar cómo alimentan  con sus propias manos a impresionantes tiburones toro.

El turismo de naturaleza atesora un paisaje irrepetible de agrupamientos montañosos de poca elevación, zonas boscosas con una amplia diversidad biológica, los lagos subterráneos más profundos de Cuba y áreas protegidas que son lugar de tránsito y nidación de numerosas especies de aves migratorias; en el cayerío Sabana-Camagüey se encuentra el mayor reservorio natural del flamenco rosado en América.

La actividad extrahotelera en el territorio está dada fundamentalmente por entidades como Tiendas Caracol, Palmares, Marlín, Transtur y agencias de viajes encargadas de la venta de opcionales, asistencia al cliente y organización de viajes, además de la red de información al turista de Infotur que cuenta con una oficina en el Aeropuerto Internacional y otra radicada en el Entre Cines, ubicado en la calle Ignacio Agramonte.

¿Cómo llegar a Camagüey?

Se encuentra en la zona centro-oriental de Cuba, a 550 km de La Habana por carretera y a una hora de vuelo. Limita al este con la provincia de Las Tunas; al norte con el Canal Viejo de Bahamas; al oeste con la provincia de Ciego de Ávila y al sur con el Mar Caribe; resalta por ser la más llana del país, además de la región con mayor cantidad de cayos e islotes.

El aeropuerto internacional Ignacio Agramonte recibe vuelos desde las ciudades de Miami, Montreal, Toronto, Milán y Puerto Príncipe (Haití). Los principales turoperadores presentes en Camagüey son: Camaguax Tours , Sunwing, Nolitours, Alpitours, Hola Sun, Caribe Sol y Havanatur Celimar. Las agencias de viaje que operan en Camagüey son Cubanacán Viajes, Cubatur, Havanatur, Ecotur, Gaviota Tours y Paradiso.




Comentarios

Insertar comentario

Para registrarse acceda al siguiente link: Entrar